EL BÁSQUETBOL EN MEXICALI

Rubén Castro Bojórquez


Los primeros cincuenta años de la ciudad de Mexicali se caracterizaron por el aislamiento con el centro del país y la supeditación e influencia de la vida estadounidense: el diseño de la traza urbana, las construcciones, el consumo de productos de importación, y muchos aspectos más entre los que, en forma muy relevante, destacan los deportes. El básquetbol fue uno de ellos; se había inventado en el norte de Estados Unidos en 1891, por James Naismith, para que se jugara en los gimnasios cubiertos (debido a que las intensas nevadas no permitían jugar al aire libre) de los centros cristianos para jóvenes (YMCA “Guay”, mismos que todavía existen) que las diferentes iglesias protestantes patrocinaban. Pronto se popularizó, llegó a California y de ahí pasó a las ciudades fronterizas de Mexicali y Tijuana, posiblemente en la década de 1920. En Mexicali inició jugándose en la cancha de las escuelas Cuauhtémoc, Benito Juárez, Leona Vicario, Teniente Andrés Arreola, Netzahuatlcóyotl, así como también en la cancha de la Iglesia Metodista de Juárez #79 construida en 1920 en La Chinesca, (misma que era usada por los chinos a quienes ahí les enseñaban español). Don Raymundo Vivo, pionero de Mexicali (llegó en 1926 a los cuatro años de edad), jugó con el equipo Wah-Mex, en 1939, en la mencionada cancha .

Puede decirse que las décadas de 1940 y 1950 fueron la época dorada del básquetbol en Mexicali . La población estaba atenta a los encuentros que se desarrollaban, primero, en la Escuela Cuauhtémoc y, luego, en el Coloso Plateado, que al ser inaugurado en 1957, con la celebración del XXV Campeonato Nacional de Básquetbol Varonil de Primera Fuerza, culminaba así una destacada actuación de los equipos de Baja California que por más de diez años pelearon los primeros lugares en nivel nacional, tanto en primera fuerza como en segunda; destacan los jugadores:

Manuel “Manotas” Chacón, Ignacio Romo “Porchas”, José “Joe” Cabrera, Astolfo Matus, Polo Torres, Mario Cota, Librado Reyes, Octavio Gómez, Alfonso “Tapo” Esquer, Emilio Márquez, “Chato” Cretín, Pepe López, “Canas” Rentería, “Gancho” Lynn, Lencho Robinson, Pablo Victoria, Enrique Salgado, Fernando Bernal, Francisco Montijo, Mayul López, “Topo” Soberanes, Héctor Aispuro, Jesús Limón Rubio y, desde luego, muchos más.

Muchos de los anteriores basquetbolistas jugarían hasta casi el final de la década de 1960 en el gimnasio de Mexicali llamado Coloso Plateado por su cubierta pintada de color plata. Aunque la calidad del juego se mantuvo, poco a poco decayó la afición, y con frecuencia Tijuana desplazaba a los mexicalenses al formar ellos las selecciones estatales.



Jugadores de las décadas de 1960 y 1970 son:

Ramón “Extralargo” Sánchez, Alberto González Benson, Samuel Ramos, Pedro Barajas, “Cowboy” Aguilar, “Chino” Cota, Siono Catalán, “Negro” Alcántar, Lery Núñez, “Chelín” González, Toño Molina, Gandul Lizárraga, Carlos Mina, Jorge “Tapón” Molina, Salvador Peyró, Manuel Ramírez, Jorge Rosas, Miguel Ángel Leyva, César Torres , Gilberto Valenzuela, Pedro Arellano, Carlos Delgado, “Boby” Romo, “Flaco” Peraza, Reina, Chón León, “Chepe” Robles, Hugo Patiño, Carlos Patiño, Boby Vildósola, Tony Estrada y ahora miles más que ya con el gimnasio del Crea, el galerón de la UABC, y en 1980, con el Auditorio del Estado, incrementaron la participación y el nivel del básquetbol volvió a resurgir en Mexicali.

Para 1970, la UABC había crecido en carreras y población estudiantil, por lo que Elías Carranco creó el Torneo Uninvitaver en 1973 en el Galerón Universitario (foto 8), primero, y en el Gimnasio Universitario, después, este último inaugurado en 1983.

A finales de la década de 1970, Apolonio “Polito” Torres, uno de los mejores basquetbolistas que ha dado Mexicali, de nuevo encabezó el despegue. Los agarres con Tijuana, los equipos semiprofesionales Soles de Mexicali, primero, y Cimarrones de la UABC , después, participaban en el Circuito del Noroeste fortaleciendo el básquetbol. Junto con “Polo” Torres II, destacaban Antonio Esquivel, Rubén Aguirre, Jorge “Canitas” Rentería, Jorge Valadés, “Cochi” Aispuro, Alan Dennis, Adrián Carrascosa, Tomás Terrazas, estos y muchos más dominaron el panorama basquetbolero hasta inicios de la década de 1990. Los jóvenes que han arribado al básquetbol mexicalense, desde el inicio de 1990 a la fecha, todavía tienen que demostrar su valía. Hay que recordar también que muchos jóvenes emigraban a estudiar fuera de Mexicali, tal es el caso de quienes siendo mexicalenses jugaron en los torneos de: Monterrey: Héctor Aispuro, Alan Dennis, Adrián Carrascosa, Jorge Rosas, Efraín Villarreal. Ciudad de México: Jesús Limón Rubio, Héctor Manríquez, Carlos Minjarez, Rubén Castro, Menchaca, Manuel “Tuti” García, Rafael Ceja, Jorge Mancillas, Jorge Matus. Guadalajara: Manuel Ramírez, Héctor “Tona”, Juan Faz, Bebo Galván, Tony Estrada. Hermosillo: Chicano Limón, Carlos Patiño, Samuel Ramos, Rafael Bracamontes, Jorge Alcántar y en otras ciudades: Hugo Patiño. Sería injusto dejar fuera a quienes promovieron y dirigieron el básquetbol en todos estos años: Salvador Roque Leos, Samuel Godínez, Jorge Ochoa, Héctor Carranco, Ernesto Aguilar, Manuel Morquecho, Leopoldo Verdugo, “Cochi” Aispuro, Jaramillo, Reza, Joe Durán y otros más.

El regreso del básquetbol profesional, con el equipo Soles de Mexicali, amplía las esperanzas de la recuperación del básquetbol en el municipio. La incursión de jugadores locales como: Alberto González Sandoval, Epy Payán y César “Jordi” Briceño, entre otros, serán la semilla para que en un futuro próximo un mayor número de jóvenes mexicalenses vistan el uniforme de los equipos que nos representen en nivel estatal y nacional y recuperemos el lugar que nunca debimos haber perdido.


rcb1@uabc.mx